Eficacia de la Lente de Contacto Terapéutica Hyper-CL en un paciente con Síndrome de Sjögren

El síndrome de Sjögren se caracteriza por ser una enfermedad autoinmune, crónica, sistémica y progresiva. Se identifica por la activación de los linfocitos B y T, esto supone la posterior aparición de síntomas relacionados con la queratitis y conjuntivitis seca, lo que se traduce en sequedad ocular y sequedad de la boca. Un correcto tratamiento por parte del oftalmólogo y seguimiento por parte del óptico-optometrista es clave en el ojo seco asociado a un paciente con Sjögren. La falta de tratamiento puede conducir a una amplia manifestación a nivel ocular: conjuntivitis crónica, defectos persistentes del epitelio, queratitis infecciosa recurrente o neovascularización.

En la actualidad existe un gran espectro en términos de tratamiento para el síndrome de Sjögren que incluyen lubricantes tópicos como las lágrimas artificiales o geles oftálmicos, tapones lagrimales que retienen la película lagrimal, derivados sanguíneos como el suero autólogo o alogénico, lentes de contacto terapéuticas y por último, y más drástico, la cirugía de párpados. Los tratamientos basados en suero autólogo o plasma rico en factores de crecimiento son amplios en la literatura científica, pero la evidencia en términos de lentes de contacto en el uso de pacientes con síndrome de Sjögren se limita a lentes terapéuticas estándar y lentes esclerales rígidas.

En el ámbito de las lentes terapéutica blandas, se encuentra la nueva lente de contacto terapéutica Hyper-CL ™ de la empresa EyeYon Medical (Ness Tziona, Israel). Está diseñada con un 41% de Acofilcon A y un 59% de agua. De gran diámetro y múltiples fenestraciones, estan pensadas para aumentar el tiempo de contacto de los tratamientos tópicos en la superficie corneal sin reducir la permeabilidad al oxígeno. Su diseño forma una cavidad entre la lente y la córnea que tiene como fin retener los fármacos o lubricantes instilados extendiendo su biodisponibilidad en córnea (Figura 1). Hasta este momento, la evidencia científica de esta lente de contacto se limita a casos de edema crónico corneal. A continuación, se presenta un artículo científico de Vito Romano y colaboradores donde combinan el uso de suero alogénico como tratamiento tópico y el uso de Hyper-CL™ frente a lentes de contacto blandas terapéuticas estándar en un paciente con ojo seco grave asociado a un síndrome de Sjögren.

Figura 1

 

Caso Clínico
Una mujer de 57 años con historial médico de síndrome Sjögren diagnosticado a los 20 años de edad es remitida a urgencias de Oftalmología por melting corneal y perforación en su ojo izquierdo. A nivel ocular la paciente tenía un tratamiento con suero alogénico (procedente de un donante sano) con una posología de 8-10 veces diarias. Adicionalmente en su ojo derecho tenía tratamiento tópico con levofloxacino y dexametasona cuatro veces al día.

En su ojo derecho existía una descompensación endotelial que fue solventada con una queratoplastia endotelial automatizada de extracción de la Descemet (DSAEK) y a continuación un defecto epitelial persistente que se solucionó con una lente de contacto terapéutica blanda estándar (Bausch & Lomb Pure Vision™). La mejora agudeza visual corregida en este ojo fue de cuenta dedos a 30 centímetros. En lámpara de hendidura el ojo derecho mostró inflamación conjuntival, cicatrización corneal y adelgazamiento estromal junto con queratopatía punteada superficial.

En su ojo izquierdo tenía antecedentes de múltiples úlceras corneales, melting y perforación corneal. La mejor agudeza visual corregida en este ojo fue de movimiento de manos. En el examen con lámpara de hendidura se obtuvieron resultados similares al ojo derecho. En este caso el tratamiento de elección fue una triple cirugía de queratoplastia penetrante, facoestimulación de catarata e implantación de lente intraocular junto con la sutura de un parche de membrana amniótica. Tras la absorción de la membrana se adaptó la lente de contacto Hyper-CL™ en su ojo izquierdo. Gracias a esta lente de contacto que actúa como reservorio del tratamiento tópico se pudo reducir la posología de sus fármacos y la agudeza visual mejoró a 0.1 en ese ojo. Al mes de las intervenciones el epitelio corneal se encontraba intacto y la paciente no presentaba sensación arenosa, ni quejas de importancia.

Discusión
Para la valoración del espesor corneal, reservorio lagrimal y cavidad de la lente de contacto se realizó una tomografía de coherencia óptica de segmento anterior (Figura 2 y 3, ojo derecho e izquierdo, respectivamente) con el CASIA SS-2000 de Tomey Corporation (Nagoya, Aichi, Japón). En las tomografías de coherencia óptica podemos observar como el reservorio lagrimal en el caso de la lente de contacto terapéutica estándar es de tan solo 25 y 27 micras en el ojo derecho, mientras que en el ojo izquierdo este valor aumenta con la lente Hyper-CL™ hasta las 386 micras permitiendo así un aumento de tiempo de contacto del fármaco con la córnea y reduciendo la dependencia al tratamiento tópico por parte del paciente.

Figura 2

Figura 3

La composición de la lente de contacto y sus múltiples fenestraciones repartidas de forma simétrica y equidistantes por toda la superficie de la lente crean un depósito lagrimal para los fármacos que elevan el tiempo de contacto de, al menos 10 minutos y puede llegar a los 20 minutos, frente a los 20-30 segundos que se obtienen sin lente de contacto. La curvatura central de la lente de contacto es más cerrada que la curva periférica y por lo tanto se crea una bóveda central que aumenta este reservorio. Los orificios están diseñados para adaptarse sobre la zona del limbo y así mejorar el aporte de oxígeno a la córnea favoreciendo la tolerabilidad y seguridad.

En este caso clínico podemos evidenciar un ejemplo más de la importancia de la labor combinada del oftalmólogo y el óptico-optometrista, de forma que las lentes de contacto terapéuticas han supuesto un gran beneficio para las patologías corneal crónicas como el síndrome de Sjögren.

 

Referencia
Romano V, Romano D, Semeraro P, Forbice E, Iaria A, Pizzolante T, et al. Therapeutic Hyper-CL soft contact lens in Sjögren’s syndrome. Am J Ophthalmol Case Reports. 2022;28:101685

 

José María Sánchez González, óptico-optometrista y audiólogo. Colegiado n20891

 

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s