Nuevos tratamientos para estrabismos y ambliopías avalados por la Neurociencia

Es increíble que, estando en pleno siglo XXI, sigamos anclados en tratamientos obsoletos y anticuados que no se adecuan a los actuales conocimientos científicos disponibles. Actualmente se sigue pensando que la única solución para la ambliopía y el estrabismo es el uso del parche o la cirugía.

Estrabismos y ambliopíasPara solucionar un problema, antes debemos conocerlo para poder afrontarlo. Según los últimos avances científicos no cabe la menor duda de que el principal factor causante de la ambliopía funcional es la rivalidad retiniana. Es decir, es un problema binocular el que causa la ambliopía. Al ojo ambliope no le pasa nada, es un ojo sano que a nivel cortical está siendo anulado por la prevalencia del otro.

Cuando pensamos en el estrabismo, nos viene a la mente que el problema debe de estar en los músculos del ojo, que uno es más fuerte que el otro y por eso se desvía. Pero ¿qué pasa cuando te digo que solo el 5% de los estrabismos son producidos por problemas en algún músculo ocular?

La primera vez que escuché esto me quedé totalmente estupefacto. Si el problema no se encuentra en el músculo, ¿dónde reside la raíz de la cuestión?

Nuevamente, sabemos que el origen del estrabismo es un fallo a nivel cerebral. El cerebro no manda la señal correcta a los músculos del ojo para poder coordinarlos. Es tan fácil de entender como imaginar que queremos cambiar el canal de la televisión y, tras intentarlo varias veces, vemos que no lo conseguimos. Lo lógico es pensar que el problema está en el mando a distancia que no envía la señal a la televisión para que cambie de canal. Sin embargo, el conflicto no está en la televisión, sino en la señal del mando.

Algo parecido sucede en el estrabismo cuando el cerebro envía la señal al músculo del ojo. Esta no llega bien e inexplicablemente creemos que modificando el músculo solucionamos el problema. Lo entendemos con el ejemplo del mando a distancia y la televisión y no lo queremos comprender con el cerebro y el ojo.

El parche trata la ambliopía como un problema monocular sin solucionar su raíz, que es realmente una disfunción binocular. La cirugía del estrabismo posiciona mecánicamente los ojos rectos, pero no le enseña al cerebro a mandar la señal correcta que le enseña a coordinar ambos ojos y usarlos de forma eficiente para tener visión binocular. Para solucionar desde la base la ambliopía y el estrabismo debemos trabajar a nivel cerebral, con la señal.

La Terapia Visual Neurocognitiva se presenta como una opción de tratamiento muy avanzada, que trata la base del problema, trabaja sobre la señal y no solo sobre el ojo. Además, le permite al paciente aprender a usar su sistema visual de una forma más eficiente a través del biofeedback, cambiando y creando nuevas conexiones cerebrales. Por lo tanto, abramos nuestros ojos ante las nuevas evidencias neurocientíficas y demos la oportunidad a nuestros pacientes de poder beneficiarse de estos nuevos tratamientos que tienen una eficacia muy elevada.

Óptico-optometristaJosé Luis Arévalo Chiriboga. Óptico-optometrista. Colegiado nº 19570.

Director clínico de Neurovisión, optometrista comportamental diplomado y Máster en optometría por la Universidad Complutense de Madrid, en proceso de doctorado por la Universidad de Sevilla, especialista en optometría comportamental y terapia visual y miembro de SIODEC.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s