El COOOA, pionero en el sector óptico para la reducción de la huella de carbono

Desde que se recopilan datos climáticos no existen precedentes de fenómenos meteorológicos tan violentos y extremos que alertan a la comunidad científica y a la opinión pública. Sequías, inundaciones, olas de calor interminables como las de este pasado verano, el más caluroso en 61 años según la Agencia Estatal de Meteorología, así como el otoño caluroso y seco que hemos pasado, nos están avisando de que debemos adoptar medidas frente al cambio climático.

 

La Organización de las Naciones Unidas define este concepto como “un cambio en el clima atribuible directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante periodos comparables”.

La única solución que está en nuestra mano contra el cambio climático es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Para realizar este cometido, primero es necesario medirlas, por ello se crea el concepto de huella de carbono que, según la UK Carbon Trust, se define como “la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto”. Es decir, la medida en la que una persona, entidad o institución contribuye a la emisión de los gases de efecto invernadero, en especial el dióxido de carbono (CO2).

La medición de la huella de carbono es un elemento diferenciador que genera auténticos beneficios para las organizaciones en el ámbito de la eficiencia energética y la imagen corporativa, debido a la mayor sensibilización de los consumidores y la sociedad con la problemática y efectos del cambio climático. Además, mejora su imagen y reputación y demuestra su compromiso con el desarrollo sostenible y la lucha frente al cambio climático. Por otro lado, también da respuesta a nuevas exigencias de clientes e inversores, ayuda a clientes, consumidores e inversores en su toma de decisiones ofreciendo información veraz y fiable en un mercado que valora preferentemente a las empresas y productos más sostenibles. También nos permite identificar potenciales ahorros y oportunidades de acceso a nuevos mercados y contribuir a la creación de productos y servicios neutros en carbono, alineados con la demanda social actual.

Con los mismos métodos que grandes empresas como Acciona, Banco Santander, Hoteles Meliá… ya han puesto en marcha, y de la mano de una multinacional de gran relevancia como ClimateTrade, en el Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía estamos preparados para tomar la iniciativa dentro del sector para medir y compensar nuestras emisiones con la intención de convocar al mayor número posible de colegiados y ofrecer una imagen de responsabilidad social y medioambiental.

La conexión entre clima y salud está poniendo de relieve un aumento de alergias, problemas respiratorios y trastornos en la salud ocular. Por ello, el sector óptico no debería permanecer estático ante el escenario actual. Sería acertado considerar como una prioridad ineludible la disminución de nuestra huella de carbono colectiva y hacerlo con iniciativas conjuntas entre nosotros los colegiados y, adicionalmente, con clientes, proveedores, fabricantes y distribuidores.

Individualmente podemos hacer mucho, pero las medidas colectivas tienen mayor calado. La producción y transporte sostenibles, la eliminación y reciclaje de embalajes, displays publicitarios, de lentes oftálmicas, de lentes de contacto y monturas después de su vida útil y de residuos en general son cuestiones que preocupan cada vez más a los consumidores.

La mayor concienciación de estos con el cuidado del medio ambiente y el planeta está generando un aumento de la demanda de productos sostenibles. Este consumo, más responsable, hace que a estas personas no les importe pagar más por artículos más respetuosos con el medio ambiente. De hecho, esta actitud crece ostensiblemente en las nuevas generaciones. Según un informe de Forbes de 2019, el 54% de la ‘Generación Z’ (con edades entre los 6 y los 24 años) están dispuestos a asumir un incremento del 10% o más en productos sostenibles. El 50% de ‘Millennials’ (entre 25 y 40 años) opinan igual, y lo mismo sucede con el 34% de la ‘Generación X’ (de 41 a 56 años) y con el 23% de ‘Baby Boomers’ (57 a 75 años).

Blanca Fernández, decana-presidenta del COOOA, junto a Francisco Agenjo, colegiado andaluz óptico-optometrista colaborador con ClimateTrade

 

Francisco Agenjo Fernández, óptico-optometrista, colegiado nº 9951

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s